¡Oferta!

Resistiré. Sobreviví al acoso escolar y aquí estoy para contarlo

16,95 16,10

226 páginas
14,5 x 21,5 cm
ISBN: 978-84-949816-9-2

Descripción

Natalia de Agustín es una joven de 18 años que sufrió uno de los episodios de acoso escolar más violentos de los ocurridos en España y del que se hicieron eco los medios de comunicación más importantes de España. Sufrió agresiones, desprecios, incomprensión de profesores y autoridades y una presión constante por parte de sus acosadores. Natalia estuvo a punto de perder la vida a causa de los problemas físicos y psicológicos que le generó este episodio de bullying al que todavía está haciendo frente. En el libro relata con toda crudeza estas experiencias y muestra cómo logró sobreponerse a tan extrema situación y consiguió recuperar su vida.

La autora:

Natalia de Agustín estudia para técnico de imagen y sonido. A pesar del terrible episodio de bullying que sufrió, en la actualidad tiene unas ganas enormes de vivir y de compartir con otros jóvenes su terrible experiencia y cómo consiguió salir de ese profundo agujero en el que estuvo sumida durante años.

 

 

“Mi acoso no fue sólo una etapa, ni una paliza, tampoco un insulto o unas simples amenazas. Aquello duró mucho tiempo, todo el que permitieron quienes podían acabar con lo que ocurría. Pero lo importante es que sigo aquí; por mí, no gracias a un juez o a un abogado con toga, sino gracias a mí y a los míos”, relata Natalia de Agustín, y lanza un mensaje de esperanza a quienes, como ella, sufrieron o sufren acoso escolar: “Se puede superar un acoso escolar, se puede vivir tranquilo y sin miedo a salir de tu portal, se puede superar cada golpe… Y, aunque no lo recuerdes como algo que en tu pasado te hizo más fuerte, debes saber que si te atreviste a seguir adelante a pesar de todo es porque eres un valiente”, concluye.

 

El prólogo de Resistiré está firmado por la directora del ‘Informe CISNEROS X sobre acoso y violencia escolar en España’, Araceli Oñate Cantero, que destaca sobre el libro: “Crónica inquietante de la victimización secundaria y la indefensión que convierte el aula en una cárcel, el timbre del colegio en el mayor de los castigos y la escuela en un lugar para aprender que la violencia es rentable, desde el momento en que los adultos que debieran proteger a la víctima se suman al linchamiento”.